Estética Facial

Estética De La Nariz

Como órgano estéticamente prominente, la nariz tiene un efecto importante en la apariencia de la persona. Aunque la rinoplastia es uno de los procedimientos de cirugía estética más comunes, otra cuestión que debe tenerse en cuenta tanto como la apariencia que se desea obtener al realizar la rinoplastia para que sea compatible con el aspecto de la persona es proteger las funciones funcionales de la nariz, como la olfacción y la respiración, durante la cirugía.

¿Qué es la estética de la nariz?

El procedimiento quirúrgico estético que se aplica para cambiar y mejorar la forma de la nariz interviniendo en las estructuras óseas y cartilaginosas de la misma se denomina rinoplastia o rinoplastia. Como la nariz es uno de los elementos más característicos de la cara, cualquier deformidad en la nariz puede provocar un aspecto facial poco estético. La solución más eficaz y permanente para las personas que quieren tener una nariz natural y más estética en armonía con su rostro es la cirugía de rinoplastia.

¿Quién es apto para la rinoplastia?

La rinoplastia es una cirugía estética recomendada para personas que quieren eliminar deformidades en su nariz de forma congénita, formada posteriormente o causada por diversos traumatismos.

Rinoplastia;

  • Eliminación de las deformidades que se producen como consecuencia de una lesión en la nariz,
  • Corrección de defectos de nacimiento,
  • Hacer la forma de la nariz más estética,
  • Eliminación de la longitud y estructura arqueada de la nariz,
  • Reducción de las ventanas de la nariz y/o eliminación de la asimetría nasal,
  • Es posible solicitar la operación de rinoplastia para diferentes fines, como dar forma a la punta de la nariz.

¿Cómo se realiza la estética de la nariz?

La rinoplastia puede realizarse con una técnica abierta o cerrada. La técnica que se aplicará se determina de forma individual en función del problema a corregir, las características estructurales de la nariz y las preferencias del cirujano. Aunque la rinoplastia se suele realizar bajo anestesia general, se puede aplicar anestesia local según la preferencia del cirujano en procedimientos sencillos en los que se harán retoques muy pequeños.

En la rinoplastia abierta, se realiza una incisión en el tejido blando entre las fosas nasales, también conocido como columela. Esta incisión permite al cirujano tener un ángulo de visión más amplio durante la cirugía. De este modo, el cirujano puede acceder e intervenir fácilmente en el tejido cartilaginoso y óseo que se encuentra bajo el tejido nasal. La rinoplastia abierta se prefiere generalmente para las personas que se han sometido a una cirugía de rinoplastia con anterioridad pero que necesitan una rinoplastia de revisión o tienen una deformidad grave en la nariz. En la rinoplastia abierta, la formación de edemas y hematomas puede ser mayor y el proceso de curación puede ser más largo que en la rinoplastia cerrada.

En la rinoplastia cerrada, donde el campo de visión del cirujano es menor, la incisión se realiza a través de las fosas nasales. Las imágenes se realizan con cámaras microquirúrgicas. La rinoplastia cerrada es el método preferido en los pacientes que no requieren intervenciones muy graves en el tabique, en los casos en los que la intervención se realizará en la punta de la nariz y el tejido cartilaginoso, y cuando el paciente se somete a una rinoplastia por primera vez. Dado que la piel nasal y los tejidos blandos intranasales no se abren y los ligamentos no se cortan, el sangrado es mínimo en la rinoplastia cerrada y el proceso de curación es más corto que en la rinoplastia abierta.

Cuando se trata de una cirugía de rinoplastia, no es posible decir qué técnica es superior. La técnica se prefiere en función de las necesidades de los pacientes, la experiencia del cirujano y el alcance de los cambios que se van a realizar en la nariz. Lo importante es que se puede hacer una planificación quirúrgica personalizada.

Proceso de recuperación tras la rinoplastia

Después de la cirugía de rinoplastia, es posible que se sienta algo de dolor después de que desaparezca la anestesia. Los analgésicos y otros medicamentos recetados por el médico deben utilizarse regularmente para aliviar el dolor leve y tener un proceso de curación saludable.

Dependiendo de la técnica aplicada y del alcance de la intervención, pueden aparecer hinchazón y hematomas debajo de los ojos, alrededor de la nariz y en ciertas zonas de la cara después de la rinoplastia. Se debe utilizar una almohada alta en el postoperatorio temprano para evitar el riesgo de hemorragia. Debe evitarse aspirar y soplar agua en la nariz durante los 15 días siguientes a la intervención.

No deben usarse gafas durante el periodo especificado después de la cirugía de rinoplastia. También es necesario evitar la exposición a la luz solar directa. Por lo general, es posible empezar a hacer ejercicios o deportes ligeros que no sean demasiado enérgicos y que no presenten el riesgo de un golpe en la nariz una semana después de la cirugía.

Deje que le Llamemos Nuestros coordinadores se pondrán en contacto con usted lo antes posible.