Odontología Estética

Extracción De Dientes

Aunque la preferencia de los dentistas es seguir utilizando los dientes de repuesto de forma saludable después de la sustitución de los dientes de leche, la extracción de los dientes puede necesitarse por muchas razones diferentes en función de la atención odontológica. Una de las principales razones para la extracción de dientes es que los dientes se vuelven inutilizables. Los dientes cariados, que no permiten tener una boca sana y pueden causar diferentes molestias como el olor y el dolor, son algunos de los factores más básicos que llevan a la extracción de dientes.

Los dentistas pueden considerar necesario el procedimiento de extracción de dientes por razones distintas a la caries. Cuando los dientes no encajan completamente en la mandíbula, puede necesitarse la extracción dental para el tratamiento de ortodoncia y la preparación para el tratamiento de ortodoncia.

Entre las razones más comunes para la extracción de dientes están las complicaciones causadas por las muelas del juicio. También puede ser necesario extraer los dientes impactados y sacarlos de la encía. El último método que se intenta para salvar el diente antes de la extracción es el tratamiento de conductos.

Si las bacterias del diente avanzan hasta la pulpa y provocan una infección, se intenta eliminar las bacterias causantes de la infección con antibióticos o con un tratamiento de conductos. Si estos métodos no son suficientes, se considera la extracción del diente. Además, las enfermedades de las encías también pueden provocar la necesidad de una extracción dental.

¿Qué es la extracción dental?

En los casos en los que no es posible salvar el diente por cualquier motivo, el proceso de retirar el diente del hueso sin dañar los tejidos circundantes y evacuarlo de la boca se denomina extracción dental. Los dentistas prefieren la extracción dental como último recurso.

¿Para quién es adecuada la extracción dental?

La extracción dental;

  • El diente no puede salvarse mediante un empaste, una corona o un tratamiento de conductos,
  • Los dientes de leche que deberían haberse caído no se han caído,
  • Los dientes impactados causan molestias,
  • La colocación del diente provoca una congestión del espacio mandibular,
  • Tratamiento incorrecto del diente,
  • Que las muelas del juicio causen fuertes dolores,
  • Se aplica cuando es necesario para algunos tratamientos de ortodoncia.

¿Cómo se realiza la extracción del diente?

Se aplica anestesia local en la zona antes de la extracción del diente. Después de adormecer la zona, se desplaza el diente con un instrumento médico llamado elevador. El diente se agarra fuertemente con un tambor y se mueve suavemente y el diente se suelta de sus ligamentos. La extracción del diente se realiza fácilmente gracias a los ligeros movimientos hacia delante y hacia atrás para separar el diente de sus ligamentos. En algunos casos, puede ser necesario extraer el diente parcialmente de la boca.

La extracción del diente puede realizarse en una media de 15 a 20 minutos en los casos en los que no se necesita cirugía. Si el diente a extraer tiene más de una raíz, el tiempo de extracción puede ser ligeramente superior. Si el diente está impactado, se necesita una intervención quirúrgica para la extracción del diente.

Proceso de recuperación después de la extracción del diente

Aunque el paciente puede irse directamente a casa después de la extracción del diente, no hay que olvidar que será necesario un cierto proceso de curación. En este proceso, es normal que el paciente sienta un ligero dolor, pero se pueden utilizar analgésicos prescritos por el dentista. Si se prescriben antibióticos contra el riesgo de infección, estos medicamentos también deben tomarse sin interrupción.

Se puede aplicar una compresa fría en la zona de forma controlada para evitar la hinchazón después de la extracción del diente. En este contexto, la compresa fría debe mantenerse en la zona durante un máximo de 10 minutos y luego retirarse. No se debe empezar a comer y beber hasta que el efecto de la anestesia haya pasado por completo. Se deben consumir alimentos calientes y blandos durante el periodo de recuperación inicial. En las 24 horas siguientes a la extracción dental, no se debe enjuagar la boca con fuerza ni escupir. También es muy importante no fumar durante este periodo. De lo contrario, la cicatrización de la herida puede verse afectada negativamente y puede producirse una inflamación grave.

Después de unas dos semanas de cicatrización, comienza el crecimiento de nuevo hueso y tejido gingival en la cavidad de la zona de extracción. Pueden producirse diferencias en las funciones de morder y masticar debido a la falta de dientes. Por este motivo, se recomienda sustituir el diente que falta por un puente fijo, una prótesis o un implante.

Deje que le Llamemos Nuestros coordinadores se pondrán en contacto con usted lo antes posible.