Odontología Estética

Implante

Cuando una persona pierde uno o varios dientes debido a una lesión o enfermedad, puede experimentar complicaciones como una rápida pérdida de hueso, un habla imperfecta o cambios en los patrones de masticación que provocan molestias. En este caso, la sustitución de un diente perdido por un implante dental puede mejorar significativamente la calidad de vida y la salud del paciente.

Los sistemas de implantes dentales constan de un cuerpo de implante dental y un pilar de implante dental. También pueden incluir un tornillo de fijación del pilar. El cuerpo del implante dental se inserta quirúrgicamente en el hueso maxilar en lugar de la raíz del diente. El pilar del implante dental suele estar unido al cuerpo del implante con un tornillo de fijación del pilar y se extiende a través de las encías en la boca para soportar los dientes artificiales insertados.

¿Qué es un implante?

Un implante es un tornillo que se coloca en el hueso de la mandíbula y se fusiona con el hueso en pocos meses, sustituyendo la raíz del diente que falta en la zona de aplicación. El procedimiento odontológico basado en la extracción del diente perdido con un tornillo compatible con el tejido colocado en el hueso maxilar también se denomina tratamiento con implantes, cirugía de implantes, etc. Tener un implante dental fusionado al hueso de la mandíbula significa tener un diente artificial que imitará a un diente natural. El implante dental se sostiene por sí mismo sin afectar a los dientes cercanos y esto hace que tenga una gran estabilidad.

El proceso de fusión entre el implante dental y el hueso maxilar se denomina "osteointegración". Los implantes dentales están hechos de titanio, lo que les permite integrarse en el hueso sin ser reconocidos como un cuerpo extraño en el cuerpo humano.

¿Para quién son adecuados los implantes?

El tratamiento con implantes se aplica básicamente a personas mayores de 18 años que hayan completado su desarrollo mandibular y facial. Para ello, el individuo debe tener uno o más dientes perdidos. La decisión sobre la idoneidad del tratamiento con implantes se toma de forma individual y la estructura mandibular del individuo debe ser adecuada para el tratamiento con implantes. Asimismo, el tejido oral debe estar sano y no debe haber ningún problema de salud que afecte negativamente al proceso de cicatrización del hueso.

¿Cómo se realiza el implante?

El tratamiento con implantes es un procedimiento odontológico planificado específicamente para el paciente. Se toman las medidas de los huesos de la mandíbula y los dientes de la boca de los pacientes que son aptos para el tratamiento. Se insertan tornillos de titanio como raíces dentales artificiales y se colocan en el hueso de la mandíbula para dar soporte a las prótesis. En una media de 3 a 6 meses, los implantes se fusionan con el hueso maxilar. Al final del proceso de osteointergración, cuando los implantes son capaces de soportar las prótesis, éstas se colocan y el tratamiento con implantes se completa.

Si la estructura ósea del paciente no es lo suficientemente gruesa para el tratamiento con implantes, pueden necesitarse procedimientos adicionales de cirugía ósea. En estos casos, se realiza un aumento de polvo óseo bajo anestesia local. El objetivo de este procedimiento es mejorar el grosor y la altura del hueso y llevarlo a un nivel suficiente para proporcionar soporte a los implantes. Después de la intervención, se suele necesitar un periodo de 6 meses para completar la reposición de hueso y polvo óseo, aunque varía de forma individual.

Proceso de cicatrización posterior al implante

No deben consumirse alimentos ni bebidas durante las dos horas siguientes al tratamiento con implantes dentales. Se deben preferir los alimentos blandos y fríos durante las primeras 24 horas y no se deben incluir en la dieta alimentos y bebidas calientes durante la primera semana.

Para que se inicie el proceso de cicatrización, no se debe enjuagar ni escupir la boca durante las primeras 24 horas después del tratamiento con implantes. Se recomienda no cepillarse los dientes y no utilizar enjuague bucal la noche del tratamiento con implantes. 36 horas después de la aplicación, el enjuague bucal con suero fisiológico o colutorio debe hacerse dos veces al día durante 2 semanas.

Se recomienda no beber alcohol ni fumar durante las primeras 24 horas y tomar regularmente los medicamentos prescritos por el dentista durante el proceso de curación. El primer día puede aparecer una hinchazón debajo de los ojos y en la zona de las mejillas. La hinchazón suele desaparecer espontáneamente en 10 días.

Deje que le Llamemos Nuestros coordinadores se pondrán en contacto con usted lo antes posible.