Estética Médica

Rellenos Dérmicos

Dependiendo de una serie de factores, especialmente el envejecimiento, el ácido hialurónico y la elasticidad de la piel disminuyen. El ácido hialurónico es el responsable de la capacidad de retención de agua de la piel como tejido conectivo fuerte. Por lo tanto, es muy importante reponer el ácido hialurónico que disminuye en la piel.

Como resultado de la disminución del ácido hialurónico y de otros cambios en la piel, los movimientos mímicos repetitivos provocan arrugas en la piel. El aumento de las arrugas con el paso del tiempo provoca efectos negativos en la estética y la perspectiva del rostro. Diversas imperfecciones que se producen en determinadas zonas de la cara ganan protagonismo.

Cuando el tejido graso de la zona facial disminuye y el efecto de soporte del tejido conectivo desaparece, se produce la flacidez por efecto de la gravedad. El tratamiento de relleno dérmico se utiliza para restaurar el volumen perdido en el rostro, suavizar las líneas de expresión, aliviar las arrugas y mejorar el contorno facial.

¿Qué es el relleno dérmico?

El tratamiento de relleno dérmico puede aplicarse mediante inyección para eliminar las pérdidas de volumen y elasticidad, las arrugas, la flacidez, la asimetría y los trastornos del contorno que se producen en la piel debido a diversos factores como el envejecimiento, los factores genéticos, los traumatismos, la gravedad y los efectos nocivos de los rayos solares.

Los rellenos dérmicos suelen contener ácido hialurónico y no son permanentes. Debido a sus propiedades, el cuerpo absorbe gradualmente los rellenos dérmicos durante períodos que van de 6 a 24 meses después de su aplicación. Los periodos de permanencia pueden variar según su densidad y contenido de enlaces cruzados. Los rellenos de ácido hialurónico también pueden variar según la zona de aplicación y el efecto deseado.

Los rellenos dérmicos que contienen ácido hialurónico proporcionan efectos como el estiramiento de la piel, la voluminización y el lifting. También aumenta la regeneración de los tejidos y la producción de colágeno. Por ello, después de ser absorbido por el organismo, la zona adquiere un mejor aspecto que antes de la inyección.

¿Para quién es adecuado el relleno dérmico?

El relleno dérmico es uno de los procedimientos médicos estéticos más utilizados dentro del ámbito de la estética facial. La inyección de relleno dérmico puede ser realizada por personas que desean eliminar las líneas de expresión, arrugas, líneas de expresión en el entrecejo, flacidez de la piel y problemas similares en la zona de la frente y tener una apariencia más vibrante, juvenil y estética.

  • Pérdidas de contorno y deformidades en la zona de la frente,
  • Las fosas en la zona de la sien,
  • Los huecos bajo los ojos,
  • Las líneas nasolabiales en forma de surcos que bajan por el lateral de la nariz,
  • Las arrugas en y alrededor de los labios,
  • Fosas que descienden desde la comisura de la boca hasta el mentón,
  • La inyección de relleno dérmico puede realizarse para eliminar las arrugas superficiales o profundas de la frente, el borde de los ojos, el entrecejo y las mejillas.

Además, la inyección de relleno dérmico puede aplicarse en la zona nasal para levantar la punta de la nariz, ocultar el arco nasal y eliminar las deformidades de la nariz.

¿Cómo se realiza el relleno dérmico?

El relleno dérmico no es un procedimiento de tratamiento doloroso y penoso. La zona de aplicación se adormece con cremas anestésicas locales. La piel se limpia con agentes antisépticos. El relleno dérmico se inyecta en la zona objetivo con inyectores de punta fina.

Una ventaja importante de los rellenos que contienen ácido hialurónico es que pueden disolverse instantáneamente mediante la aplicación de la enzima hialuronidasa en caso de sobredosis de la inyección, posible complicación o insatisfacción con el aspecto obtenido.

Proceso de recuperación después de los rellenos dérmicos

Hinchazón, moretones y enrojecimiento puede ser observado en el área de inyección de relleno dérmico. En este caso, que se resolverá espontáneamente en unos días, se puede aplicar hielo para aumentar la comodidad del paciente.

Después de la inyección, generalmente se recomienda evitar los ambientes extremadamente calientes y fríos y la actividad física intensa durante 3 días hasta que desaparezcan la hinchazón y el enrojecimiento. Para que el relleno dérmico se pueda integrar con el tejido de la zona donde se inyecta y no cambie de forma, no se debe presionar ni golpear la zona de aplicación durante al menos 3 semanas.

Deje que le Llamemos Nuestros coordinadores se pondrán en contacto con usted lo antes posible.