Odontología Estética

Tratamiento Del Conducto Radicular

La caries dental se produce cuando los microbios producen ácidos que pueden dañar los dientes. La caries, que puede provocar agujeros en el diente llamados cavidades, puede causar dolor, infección e incluso la pérdida del diente si no se trata.

Las caries pueden ser causadas por bacterias y alimentos. Las sustancias transparentes y pegajosas de los dientes y las encías se llaman placa. La placa contiene bacterias que se alimentan de los azúcares de los alimentos consumidos. Los ácidos producidos por las bacterias durante la comida atacan a los dientes después de cierto tiempo de haber comido, y con el tiempo pueden destruir el esmalte dental y causar caries.

La endodoncia puede utilizarse para reparar y salvar un diente muy cariado o infectado. Se extraen el nervio y la pulpa y se limpia el interior del diente. Si el diente que necesita una endodoncia se deja sin tratar, pueden aparecer abscesos debido a la infección del tejido que lo rodea.

¿Qué es el tratamiento de conductos?

El procedimiento dental para salvar el diente eliminando el tejido nervioso muerto o moribundo y las bacterias del interior del diente se denomina tratamiento de conductos. En algunos pacientes, la pulpa del interior del diente puede infectarse por bacterias o enfermedades, o dañarse por una lesión traumática en el diente. Si un conducto radicular infectado se deja sin tratar, las bacterias de la boca pueden entrar en el torrente sanguíneo y causar infecciones en otras partes del cuerpo. La realización de un tratamiento de conductos puede evitar infecciones perjudiciales en otras partes del cuerpo y salvar el diente dañado.

¿Para quién es adecuado el tratamiento de conductos?

Tratamiento de conductos;

  • Cualquier traumatismo o infección de los nervios,
  • Las bacterias del diente cariado atraviesan el diente e invaden la pulpa,
  • Exposición de los nervios de los dientes que han sido traumatizados por astillamiento o fractura,
  • Es un procedimiento odontológico que puede aplicarse en casos como la infección por caries.

¿Cómo se realiza la endodoncia?

El primer paso en el tratamiento de conductos es adormecer las encías con una sustancia tópica y luego inyectar un anestésico local en las encías para adormecer la zona. Cuando el efecto de la anestesia desaparece, se perfora un pequeño orificio en la parte superior del diente que se va a tratar. El objetivo es llegar a la pulpa, la cámara pulpar y los conductos radiculares a través del orificio perforado en la parte superior del diente. Después de extraer la pulpa, se limpia la cámara pulpar y los conductos se limpian de restos y tejidos. Los canales se rellenan con fármacos antibióticos y materiales de obturación temporales hasta la línea de las encías. En algunos casos, el conducto se deja abierto durante unos días, mientras que en otros se prefiere la obturación inmediata.

En los casos en los que los canales no se cierran de forma permanente, la cámara pulpar y los canales se rellenan con un material similar a la goma para evitar la recontaminación después de retirar el empaste temporal. Si se determina que el diente sigue siendo débil, se considera la posibilidad de colocar un poste metálico en el relleno del canal para reforzar el diente.

Después de rellenar la zona y cerrarla definitivamente, se toma una impresión del diente para hacer una corona artificial que se colocará en el diente afectado. En algunos pacientes, puede ser preferible colocar una corona temporal en el diente hasta que se fabrique y pegue la corona permanente.

Proceso de recuperación después de la endodoncia

Después del tratamiento de conductos, el paciente no debe comer hasta que el adormecimiento de la boca haya desaparecido por completo. Al comer, se debe tener cuidado de no masticar ni morder directamente el diente tratado hasta que desaparezca la sensibilidad en la zona.

Después del tratamiento de endodoncia puede observarse una hinchazón y un dolor temporales en la zona. Acostarse con la cabeza elevada durante el proceso de curación puede reducir la hinchazón.

Después del tratamiento del conducto radicular, el paciente debe utilizar la medicación prescrita por el médico con regularidad y procurar mantener la boca limpia haciendo gárgaras con agua tibia y sal. Así se evita el riesgo de cualquier infección en las encías que rodean al diente curado.

Deje que le Llamemos Nuestros coordinadores se pondrán en contacto con usted lo antes posible.